Cyberpunk 2077 – Reseña

El año 2020 será recordado por muchas cosas y entre ellas está Cyberpunk 2077. Un juego que prometía ser la evolución del gaming y llevar a los jugadores a vivir la máxima experiencia de este género en la ciencia ficción. Tomando referencias claras en trabajos previos como Deus Ex, Total Recall y Blade Runner, entre otros.

Luego de más de un mes de su salida y muchas horas de juego, es momento de explicar lo que pasa con este título. Donde su apasionante historia y narrativa no lo salvan de ser una triste decepción de promesas rotas.

Bienvenidos al 2077

Night City, la ciudad onde te puedes convertir en leyenda.
Night City, la ciudad donde te puedes convertir en leyenda.

La historia de Cyberpunk 2077 inicia con V, el personaje interpretado por el jugador,  cuyo pasado será elegido por el usuario y que en teoría debería afectar nuestra forma de ver el mundo y cómo nuestra interacción con el entorno tiene diferentes tipos de repercusiones. 

Seguido a esto, entramos al sistema de edición de personajes, donde podremos seleccionar la apariencia de nuestro protagonista. Haciendo uso de la “limitada” serie de opciones disponibles por el sistema para que nos represente en esta distopía. 

Tu personaje puede tener su propio inicio
Tu personaje puede tener su propio inicio

Cuando tomamos el control de V entramos en el tutorial que nos enseñará los conceptos básicos de conducción, de interacción con personajes no jugables y cómo acceder a diferentes puntos. Teniendo en cuenta que el título se desarrolla en primera persona y muchos jugadores no están acostumbrados al funcionamiento de este tipo de juegos.

Una de las primeras personas que conocemos es a Jackie, un mercenario que necesita entrar a Night City y al cual debemos llevar con artículos de contrabando. Durante el camino somos descubiertos por las autoridades y todo se sale de control, haciendo que tengamos que trabajar con Jackie para sobrevivir y dando inicio a una bonita amistad antes de llegar a la ciudad.

Night City es un paraíso distópico, donde cualquier persona se puede convertir en leyenda. Ya sea por las cosas buenas que haga, por las malas o las que salgan mal; algo muy normal en este tipo de juegos. Al llegar comenzaremos a descubrir que la ciudad no es tan grande como pensábamos y desde el primer momento tiene mucho que ofrecernos (entre varias actividades por contrato como situaciones del entorno. Cada una de ellas nos dará una experiencia que nos permitirá adquirir habilidades y nos servirán en nuestro diario vivir).

Así lucia Night City en su lanzamiento desde la Xbox One FAT
Así lucia Night City en su lanzamiento desde la Xbox One FAT

Para disfrutar este lugar contaremos con vehículos que pueden ser llamados en cualquier momento, armamento que nos permitirá luchar y mejoras físicas que nos darán ciertas ventajas sobre puntos concretos; haciendo que nuestra versión robótica pueda ser más afín a nuestro estilo de juego y que podamos abordar la aventura desde este punto (que  lastimosamente, tal y como sucede con la creación del personaje, también es muy limitado).

En un momento determinado nuestra vida cambia cuando una misión sale mal, arrastrándose misteriosamente a conocer a Johnny Silverhand (una leyenda de Night City) que nos acompañará en todo lo que hagamos y nos llevará por un oscuro camino. Lleno de preguntas y respuestas sobre el mundo que esconde una alta cantidad de secretos y que nos obligará a dar lo mejor de nosotros para sobrevivir. 

Night City: expectativa vs realidad

Las garras mantis, mostradas en el primer anuncio del juego. (ignoren el dedo)
Las garras mantis, mostradas en el primer anuncio del juego. (ignoren el dedo)

Cuando CD Projekt Red anunció Cyberpunk 2077 en 2012 todo el mundo sabía que el juego iba a estar adelantado a su época – tal como había sucedido con The Witcher -, lo que hizo que muchos jugadores le pusieran fe ciega al estudio polaco; llegando al punto de reservar el juego hasta con dos años de antelación a su salida en 2020.

Durante la campaña promocional y las muestras de lo que sería la experiencia general el videojuego prometía romper con el molde de varios productos actuales, sobrepasando los estándares de las historias que inspiran al juego y arriesgándose a ofrecer una aventura tan personal para el jugador que cada acción que este hiciera tendría una consecuencia. 

Las modificaciones que podremos agregar a nuestro personaje.
Las modificaciones que podremos agregar a nuestro personaje.

Todo esto y muchas otras cosas más quedaron exclusivamente en el papel ya que varios aspectos como la creación detallada del personaje, la alta cantidad de NPCs presentes y los cambios dinámicos del entorno no aparecieron sobre la versión final, sin contar que adicionalmente los sistemas de policía, corrupción y búsqueda, no se alejan del ya visto en otros juegos donde con tan solo esconderse detrás de una calle se pierde a la autoridad.

Como si fuera poco, otro de los sistemas que tiene un uso diferente al prometido es el hackeo, que no ofrece nada del otro mundo y que tiene un uso muy limitado para el mundo que representa. Ya que al estar en un entorno superior en hyper-conexión al mundo real se esperaba algo más inmersivo y desafiante, alejado del concepto hacker de las películas de los años 90.

La señora Takemura, una de nuestras jefes en algunas misiones.
La señora Takemura, una de nuestras jefes en algunas misiones.

En cuanto al apartado visual, el aspecto gráfico ofrecido siempre mostrado en máquinas de nueva generación y PC da al jugador una muestra de cómo sería el entorno donde se desarrollaría la historia, pero con la llegada de los nuevos parches en consola, la calidad visual no mejoró y en algunos casos empeoró, al punto de ser ilegible ciertos aspectos del juego. 

Por último, tenemos la inteligencia artificial y las físicas, que, a pesar de lo logrado en The Witcher, aquí parece retroceder en varios aspectos. Teniendo errores en la conformación de los aspectos no jugables y la lógica que manejan, como lo son autos voladores, armas que no disparan e inválidos que al ver un arma recuperan la posibilidad de caminar, entre otros. Descuidos que atentan contra la lógica que tiene el videojuego. 

¿Vale la pena Cyberpunk 2077?

Johnny Silverhand, uno de los problemas del juego.
Johnny Silverhand, uno de los problemas del juego.

A simple vista, podríamos decir que este Cyberpunk 2077 entrega parcialmente lo que prometió. Saliendo con “algunos” problemas, como le puede pasar a cualquier videojuego en la actualidad. Algo que se ha vuelto normal en la industria y a lo que los jugadores tendrían que acostumbrarse. 

Pero, siendo honestos, esta situación no tiene una justificación y más cuando es un proyecto que lleva tantos años en desarrollo y que justifica su funcionalidad en PC, pero culpa a las consolas salientes por sus apartados técnicos. Máquinas que salieron posteriormente al inicio del desarrollo y con las cuales se debió trabajar como base al momento de hacer el título. 

El mapa de Night City, la ciudad que nunca duerme.
El mapa de Night City, la ciudad que nunca duerme.

Cyberpunk 2077 tiene una narrativa muy interesante, una historia sublime y muchas sorpresas, pero su alta cantidad de errores, fallos y los problemas de calidad desde el lanzamiento (que se vieron seriamente incrementados con  la llegada de los parches) hace que el título sea una experiencia decepcionante. Llegando al punto de ser abandonada en diferentes partes y que por más amor que se tenga hacia algo las ganas de continuar son pocas. Lo que genera que muy pocos puedan terminar la campaña. 

En el caso de la Xbox One original, el juego perdió rendimiento y agudeza visual con cada actualización, alejándose de la perspectiva decente que tenía al momento de su salida y que estaba “bien” para verse así en una máquina que fue lanzada hace 7 años. Pero ahora el aspecto ha perdido ese punto rescatable y en comparación con otros juegos que manejan la misma temática futurista, está años atrás. 

Adicional a esto, su principal as bajo la manga es su arma de doble filo: Johnny Silverhand. El personaje interpretado por Keanu Reeves y en quien gira la historia de todo el juego, siendo la razón de la mayoría de los arcos narrativos y, por si fuera poco, es mencionado en gran parte de las actividades secundarias, haciéndole sentir al jugador que por más que se esfuerce en ser la leyenda de Night City, Silverhand es todo lo que él no será: el protagonista. Contradiciendo toda idea que se había vendido, donde el espectador era lo importante.

Cyberpunk 2077 no es un mal juego, solo una experiencia a medias, enamorada de su protagonista. Que olvidó en el camino para quien hacía las cosas: los usuarios, y por tal razón, terminó siendo lo que es: un videojuego que de momento no vale la pena y que con el pasar del tiempo puede que mejore, como ya ha pasado con muchos otros (que han prometido el espacio y han necesitado años de redención para permitir a los jugadores viajar entre las estrellas. Algo que aquí no es imposible, pero que si necesita tiempo). 

Reseña realizada sobre Xbox One Original bajo una copia de evaluación enviada directamente por CD Projekt Red.
Reseña realizada sobre Xbox One Original bajo una copia de evaluación enviada directamente por CD Projekt Red.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s